EN OTOÑO CAEN LAS HOJAS…¿Y TU CABELLO?

Ya está aquí el otoño, esa estación en la que una de las principales preocupaciones que tenemos la mayoría, es la caída del cabello. Existen distintos tipos de caída, y es importante diferenciarlas para tratarlas de la mejor manera posible.


Para entenderlas mejor hay que explicar unas cuantas cosas acerca del ciclo de vida del cabello. ¿Empezamos?


El cabello no crece indefinidamente, tiene un ciclo de vida llamado ciclo piloso (que dura aproximadamente 4 años en hombres y 6-8 años en mujeres).
El ciclo piloso se repite unas 25 veces a lo largo de la vida y consta de 3 fases distintas:             


o Crecimiento: la más larga. En condiciones normales, el 85% de los cabellos se encuentran en esta fase.
o Regresión: en esta fase el folículo piloso está inactivo. El cabello no crece pero está anclado en el folículo. Dura de 1 a 3 meses.
o Caída: el cabello cae y es reemplazado por otro que comenzará la fase de crecimiento. Esta fase puede durar unos 3 meses y lo normal es que caigan unos 100 cabellos al día.


CAÍDA PROGRESIVA

También es conocida como alopecia androgenética. La masa capilar disminuye poco a poco y de manera localizada. En hombres se localiza en la parte frontal y superior de la cabeza. En la mujer es más habitual en la coronilla y los laterales.


En esta caída, el ciclo de vida del cabello se acorta. Así que los 25 ciclos vitales del cabello que deberían durarnos toda la vida, no lo hacen. Y el pelo desaparece antes, sin poder recuperarse.


La causa de esta caída es sobre todo hormonal y relacionada con la testosterona, por eso afecta mayormente a hombres, pero también a mujeres. Por estas causas hormonales se ven afectados tanto el folículo (que se va agotando y termina desapareciendo), como el entorno sano del cabello (ya que estimula las glándulas sebáceas, aumentando la producción de grasa). 
Estas dos situaciones juntas van a provocar un cabello más débil y un ciclo de vida más corto. 


CAÍDA REACCIONAL

Es una caída puntual,  súbita y exagerada, ¡de la que asusta!. Generalmente está relacionada con algún suceso como el estrés, la fatiga, la dieta, el post parto, un choque emocional…).


Existen dos causas de esta caída: una falta de vascularización (los nutrientes no llegan bien al cabello por una mala circulación) y falta de nutrientes (no hay disponibilidad de suficientes nutrientes y el cabello entra antes en la fase de caída).



¿Te has identificado con algún tipo de caída?
¡Si sigues con dudas, ven a visitarnos y te orientaremos!