TENGO TOS, MOCOS… ¿QUÉ ME TOMO? 


Hoy os traemos el tema estrella en estos meses de frío… Los catarros y las gripes han llegado con fuerza, y muchas veces tenéis dudas con lo que podéis tomar para mejorar vuestro estado de salud. 

Lo primero que queremos transmitiros es que no hay nada que cure un proceso catarral. Hay que pasarlo. Todo lo que os damos en la farmacia no va a curar, sino a aliviar los síntomas.  

Pero lo que más molesta en estos procesos suelen ser los mocos y la tos… Y de ello vamos a hablaros, de los medicamentos que más se utilizan para estos dos casos y sus diferencias. 


 


Vamos a empezar por los mocos… Lo primero que debemos saber es que tenemos mocos porque tienen una función, y es la de lubricar, y sobre todo, la de proteger. Por la nariz pueden entrar distintas sustancias, y si no fuera por ellos, acabarían en los pulmones. Eso sí, existen diversas causas que hacen que tengamos más producción de la normal. Alergias, llanto, frío y los temidos virus que nos provocan los dichosos catarros. 


Para aliviar los mocos, disponemos de medicamentos mucolíticos y expectorantes.  


Los MUCOLÍTICOS son sustancias que hacen que disminuya la viscosidad del moco, y por lo tanto, que sea más fácil su eliminación.  

Un ejemplo de medicamento mucolítico que todos conocemos es el famoso FLUIMUCIL. Eso sí, OJO en asmáticos o pacientes con insuficiencia respiratoria, ya que si hay dificultad para expectorar y hacemos el moco más fluido, corremos el riesgo de “encharcarnos” de moco. 


Los EXPECTORANTES son sustancias que aumentan el volumen de las secreciones, haciendo que sean más fluidas y además, se estimulan los mecanismos de expulsión del moco. 

Un ejemplo de expectorante (y mucolítico) es el MUCOSAN.  





Tanto mucolíticos como expectorantes no deben usarse nunca con un medicamento que anule el reflejo de la tos, ya que la tos sirve precisamente para expulsar ese moco. 


En cuanto a la tos… Si nuestra tos es húmeda, si hay moco, no debemos anularla, es un mecanismo de defensa para expulsar ese moco. 

Si por el contrario, tenemos una tos seca, podemos usar algún medicamento para aliviarla. ¿Cuál? 

Existen dos grandes conocidos en la farmacia para aliviar esta tos seca. 


La CLOPERASTINA (FLUTOX) es un antitusivo con estructura de antihistamínico. Por eso en toses asociadas a algún proceso alérgico, es la mejor opción.  


El DEXTROMETORFANO (CINFATOS) es un antitusivo con acción sobre el sistema nervioso central, que va a inhibir el reflejo de la tos. 

Es el antitusivo por excelencia de los antigripales, el famoso Frenadol lo lleva en su composición.