VAMOS A SER PAPÁS… ¿QUÉ NECESITO PARA LA LLEGADA DE MI BEBÉ?


Hoy queremos dedicar estas líneas a Los papis, sobre todo a los primerizos.

En la farmacia nos encontramos continuamente con la situación de: mujer joven embarazada, que no ha pisado prácticamente la farmacia, y cuando se queda embarazada la empezamos a ver cada mes.

Pues ya os avisamos de que cuando llega el bebé, ¡las visitas a la farmacia se multiplican más aún!

Cuando estamos en estado “de buena esperanza”, siempre nos cuidamos un extra más. Ya empezamos antes a tomar el ácido fólico (imprescindible para evitar defectos del tubo neuronal en el feto). 

El siguiente paso es la compra del test de embarazo, claro. 

Y cuando el resultado es positivo, comienzan las consultas sobre qué fármacos podemos tomar o no, los suplementos de vitaminas, las náuseas, la pesadez de piernas, la prevención de las estrías… El cuerpo va cambiando y nosotras nos vamos adaptando como podemos.

¿Son muchas cosas, no?

En otro post hablaremos de todo ello. Hoy queremos centrarnos en la pregunta… ¿Qué necesito para los primeros días en casa? ¿Qué me llevo al hospital?

Vamos a ir enumerando algunos de los básicos:

- Compresas de algodón 100%: son compresas tocológicas para esos primeros días después del parto. Más adelante, cuando el sangrado disminuya podemos pasar a otro tipo de compresa también de algodón, pero más finas, con alas… más cómodas y discretas.


- Bragas de malla o de papel: para estar cómodas y sujetar bien las compresas. Son de usar y tirar, pero no suele hacer falta más de 4 o 6 unidades.


- Discos de lactancia: es muy habitual que empecemos a secretar calostro tras el parto (si no se ha comenzado antes, que también puede pasar), estos discos ayudan a no manchar el sujetador. Los usaréis mucho después, con la subida de la leche. 


- Gasas estériles de tejido sin tejer: os recomendamos estas por ser más suaves, para limpiar el cordón, los ojitos del recién nacido…


- Suero fisiológico en monodosis: para limpiar la nariz del bebé, los ojos… creedme, a partir de ahora va a ser un básico en vuestro neceser.


- Tijeras para las uñas de punta redondeada: muchos bebés nacen con unas uñas largas y afiladas como cuchillos, y pueden arañarse con facilidad. Con mucho cuidado podemos cortar o limar esas garritas para que no se hagan daño.


- Pañales: por supuesto, el básico más básico. No compréis muchas unidades, no sabemos cómo de grande o chiquito va a ser el bebé, así que mejor tener lo necesario para los primeros días.



Hay muchas más cosas que seguro que os parecen indispensables, pero de primeras no lo son. 

Chupetes, biberones (a no ser que hayáis decidido empezar con leche de fórmula), termómetros, productos de higiene, colonias… Están fenomenal, pero no son necesarios hasta pasados varios días, así que con tranquilidad.


Cualquier duda o sugerencia, será bien recibida. Podemos ayudaros con lo que necesitéis.


¡Sed felices y disfrutad de vuestra maternidad y paternidad!